Contaminantes climáticos de vida corta y la quema de leña

El humo de las estufas a leña contiene carbono negro, denominado como un “contaminante climático de vida corta” (CCVV), ya que daña la salud humana y contribuye al calentamiento del clima, sobre todo en el corto plazo y, especialmente, en las regiones de nieve y hielo. Esto es porque el carbono negro absorbe el calor cuando está en el aire y cuando se deposita sobre el hielo o la nieve causa que se derrita más rápido.

¿Cuáles son los contaminantes climáticos de vida corta?

CCVCs incluyen el carbono negro, el metano y el ozono troposférico. Estos son algunos de los más importantes contribuyentes al calentamiento del planeta después de dióxido de carbono. Estos gases contaminantes permanecen en la atmósfera desde un par de días(como el carbono negro) hasta aproximadamente una década(como el metano), mientras que el dióxido de carbono permanece en la atmósfera e influye en el clima de la Tierra durante siglos. Pese a que su tiempo de permanencia es más breve en la atmósfera, los CCVCs son agentes de calentamiento extremadamente potentes, mucho más potente que el dióxido de carbono en el corto plazo. Los CCVCs también son contaminantes del aire que son perjudiciales para la salud humana, la agricultura y los ecosistemas.

¿Qué es el carbono negro?

El carbono negro es un componente importante de la contaminación de partículas, y es producido por la combustión incompleta de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) y la biomasa (leña, estiércol de turba y otros combustibles de biomasa). Se emite desde varias fuentes, incluyendo los vehículos diésel y camiones, cocinas a leña residenciales y estufas a leña, quema agrícola al cielo abierto, incendios forestales y algunas instalaciones industriales. Su vida en el aire varía desde unos pocos días a unas pocas semanas, pero debido que su tamaño es muy pequeño estas partículas pueden viajar grandes distancias. El carbono negro de las estufas a leña en América del Norte, por ejemplo, puede ser transportados hasta el norte de Canadá o inclusive Groenlandia. Otro ejemplo son las partículas desde el norte de Europa que llegan al Océano Ártico o inclusive hasta el Polo Norte.

Durante su breve estadía en la atmósfera, el impacto del calentamiento del carbono negro es entre 460 y 1500 veces más fuerte que el dióxido de carbono. También cambia las condiciones meteorológicas como la formación de nubes, circulación regional, y los patrones de lluvia. El carbono negro es particularmente dañino en el Ártico y otras áreas cubiertas de nieve. Una vez que este cae de la atmósfera y se deposita en el hielo y la nieve, acelera el derretimiento de la nieve y el hielo.

El carbono negro en el aire también es un contaminante perjudicial para la salud debido a que estas partículas extremadamente pequeñas pueden penetrar profundamente en el pulmón humano. Este es un componente principal del material particulado que contamina el aire y es responsable de alrededor de 4 millones de muertes prematuras en todo el mundo cada año.

¿Cómo se genera el carbono negro?

El carbono negro (CN) y otras partículas finas son generadas por la quema de combustibles. El CN consiste en partículas muy pequeñas de carbono que se liberan cuando el combustible se quema de forma incompleta. Cuando la leña está ardiendo, el agua que contiene se vaporiza y se escapa. A medida que la temperatura aumenta, los troncos emiten CN y gases inflamables, dejando restos de carbón de leña que arde con un resplandor rojo. Hay muchos factores que determinan la cantidad de CN generado, entre estos se incluye la eficiencia de la estufa en la quema de combustible, el tipo de combustible, y cómo se inicia y se mantiene el fuego. Usted puede reducir la cantidad de CN que genera la leña, siguiendo los Cinco Pasos Simples para Hacer un Buen Fuego.

¿Qué sucede con el carbono negro después de que se emite?

Algo del hollín se deposita en las paredes de la estufa, caldera o chimenea y se queda allí, donde puede aumentar en gran medida el riesgo de incendios por inflamación del cañón si no se limpian con frecuencia. El resto se libera en el medio ambiente, ya sea directamente de la cámara de combustión hacia dentro de su casa o a través de una chimenea hacia el aire libre. Una quema más eficiente disminuye la cantidad de CN emitida, y por lo tanto disminuye en gran medida los riesgos mencionados.

¿Qué pasa con otros contaminantes del clima?

Mientras que el carbono negro es un CCVC importante que resulta de la quema ineficiente de leña. La quema ineficiente de leña produce también: metano, precursores de ozono y no menos importante de dióxido de carbono, un contaminante climático de vida larga. Las técnicas de “Hacer un Buen Fuego” disminuyen las emisiones de todos estos contaminantes climáticos dañinos.

Para más información sobre las emisiones CCVC, incluso de otros lugares del mundo, consulte la página web de la Coalición del Clima y Aire Limpio en

¿Qué puedo hacer para ayudar?

¡Siga los Cinco Pasos Simples para Hacer un Buen Fuego y corra la voz entre sus familiares, amigos y vecinos!